"Si dejas de aprender, dejas de enseñar" (Joan González)

2016/09/13

EL SENTIMIENTO DEL BALONCESTO. LA TRANSMISIÓN


Una de mis últimas reflexiones, es cómo puedo hacerlo para que este sentimiento que me genera el baloncesto, lo pueda transmitir a mis jugadoras, y ellas, a su entorno.

“Sin emoción, no hay aprendizaje posible” Y eso es precisamente lo que me gustaría contagiar. Si claro, quieren jugar a baloncesto, les gusta el baloncesto, pero...¿Les genera emoción?.

Es imposible la descripción de todas las emociones, y evidentemente las hay positivas y negativas. Pero si les preguntase a las jugadoras de formación que entreno en el Vedruna-Palamós, a la mayoría, el baloncesto les genera felicidad, bienestar, satisfacción...Hacen una actividad deportiva y lúdica, se ven con sus amigas, comparten un vestuario, tienen  vivencias de grupo importantes para el desarrollo del proceso formativo... Hasta aquí,   todos estaríamos bastante de  acuerdo en que esto ocurre en casi la totalidad de nuestros equipos. Y vamos a dejar de lado para otra reflexión,  los casos individuales donde puedan generar emociones contrarias.

Pero la dificultad viene cuando el baloncesto les exige un plus tanto a ellas como a su entorno familiar y les obliga a salir de la zona de confort.
Para mi eso tiene que ver con tener objetivos de mejora y ello significa implicación en el trabajo, cambios de hábitos, modificación de la  metodología.
A mi este trabajo me apasiona, me genera emociones positivas, como decía un entrenador amigo mío...”A mi el baloncesto, me pone”. La dificultad es cuando tu quieres transmitir eso,  contagiarlo,  y eso no llega por igual a todos. Cuando las expectativas dentro del equipo también son diferentes. Te puedes encontrar jugadoras que quieren desarrollar al máximo sus capacidades y quizás alguna otra que su máximo objetivo es presencial. Aquí el entrenador va a tener trabajo para transmitir eso al grupo y que este equipo adopte como conjunto, una implicación máxima en el logro de objetivos.

Y ese trabajo que hay que transmitir es:

-         Ilusión por trabajar en los entrenamientos.
-         Aumentar la capacidad de trabajo progresivamente
-         Normas de ejecución (Asistencia regular, puntualidad, actitudes, vestimenta deportiva,
-         Que los padres tengan en cuenta que la asistencia al entrenamiento es de importancia y que intenten establecer las otras actividades sociales, familiares etc fuera del horario de trabajo de entrenamiento, siempre que sea posible.
-         Que la mejora de la jugadora depende del entrenador y mucho mas de la jugadora.
-         Crear y transmitir hábitos que ayuden a la concentración.
-         Minimizar las lesiones no invalidantes

Lo que si percibo en muchos entrenadores es que la ilusión nos sobrepasa. Y lo hacemos hasta tal punto, que somos capaces de poner en riesgo nuestro entorno por eso que sentimos, por lo que yo llamo la pelota naranja.
Sólo espero que sepa trasmitirles a las jugadoras toda esta experiencia vital interna, y que el baloncesto les emocione. ESE ES MI OBJETIVO

2016/08/18

LOS ESCRITOS DE UN BLOG

Hace ochos años que empecé mi blog. La idea inicial era la de poder escribir muchas de las cosas que a lo largo de años de experiencia entrenando, había acumulado y tenía ganas de poder trasladarlas mediante un teclado. Así  ha sido y así espero que siga hasta que tenga motivación para ello. Ahora hay muchos blogs dedicados al baloncesto algunos de ellos muy interesantes y los sigo habitualmente. De todas formas he de decir que no quiero caer en la idea que veo que caen otros de competir por escribir más. Escribo cuando me apetece, cuando mi tiempo me lo permite o cuando tengo un tema interesante que quiero expresar.  Me da igual si me leen dos personas o doscientas, por qué mi objetivo es más personal que publico.  Lo importante es llegar a quién tiene el deseo de leerte. Deseo poner en papel aquello que tengo en la cabeza.
Si alguien ha leído mis escritos hablo muy poco, casi nada de cosas tácticas o técnicas donde hay excelentes profesionales que saben mucho más que yo y a los que leo con sumo interés. Mi propuesta ha sido básicamente escribir sobre aspectos que rodean a nuestro o a mi baloncesto, o que creo que inciden sobre el de una forma relacional, psicológica etc..
Hace ocho o diez años casi nadie escribía en los blogs, de la importancia de los aspectos mentales en nuestro deporte. Muchos escribían sobre bloqueos, sistemas, etc, pero pocos muy pocos, lo hacían sobre cómo influyen los aspectos relacionales en el trabajo entre entrenador y jugador. Como de importante era ya entonces el trabajo de gestión del entrenador que tanto se habla ahora. Qué significaba vivir un “vestuario”
La relación con los árbitros, la gestión de la derrota, etc...
Si algunos escriben sobre esta línea, estoy encantado por qué es un tema que me apasiona y sigo con interés muchas opiniones y escritos.
He estudiado psicológica, educador social, “coaching” y me sigo formando en la línea de  “Gestalt” como parte del trabajo interior que hago continuadamente para saber más de mí, aprovechar mis recursos personales al máximo, y corregir aspectos que me ayuden a superarme.

Por mucho que algunos amigos me insistan,  no voy a caer en
competir por escribir más, por expresar más, por  el “más”. Por qué he dicho muchas veces que por mi profesión de Educador Social, donde trabajó con la vulnerabilidad, empatizo con “el menos”, con los pocos, con los que tienen dificultades.
Me encanta leer de otros, pero también sería bueno que otros no se mirasen el ombligo continuadamente y supieran apreciar también los escritos de otros compañeros.

Un abrazo a todos los que escriben...os leo!!!

2016/06/28

EL SINDROME POST-TEMPORADA DEL ENTRENADOR







Cuando un entrenador acaba una temporada, a pesar del cansancio acumulado tanto físicamente como psicológicamente, le invade una sensación de vacío.

Ha estado nueve meses acostumbrado a unas rutinas de trabajo, a unos horarios, pero sobretodo a lo que conlleva trabajar con un grupo humano de jugadoras.

Esta sensación tiene mas síntomas que se traducen en:


-         Idealización de todos los momentos positivos.


Con el tiempo, muchas de las imágenes que tu tienes retenidas en tu disco duro como satisfactorias, tienden a coger mas relevancia y emergen potentes como parte de una etapa que disfrutaste y que no volverá a suceder. Momentos de partidos importantes, de relaciones de grupo, de conversaciones con jugadoras, momentos de alegría...Todo esto se entremezcla y interfiere en tu análisis objetivo de la valoración de la temporada. Al pensar en todas esas imágenes juntas, tu mente proyecta una película vivida pero irreal. Es atemporal. Cruza todos los momentos “màgicos” y te hace idealizar algunas situaciones.


-         Relativización de los momentos negativos.


A esto se suma la capacidad que tenemos algunas personas en difuminar realmente los momentos agrios, los momentos en que hemos sufrido por diferentes motivos: En la gestión del vestuario, en alguna fases de la temporada con los entrenamientos, En las relaciones con el club o personas  de este club. Por que no hemos de olvidar que los clubs son dirigidos por persones y a veces generalizamos y nombramos al club como parte de un problema cuando no es asi.



-         Sensación de perdida de amistades realizadas en este periodo de trabajo


Cuando te vas de un club, no puedes pasar por alto que has hecho unos lazos con distinta gente. Estas relaciones que has ido tejiendo durante la temporada, que han sido intensas, de pronto cuando dejas el club, se establecen como unas jerarquías: Unas se dejan ir, otras tendrás una relación puntual, y con alguna otra seguramente formara parte de tu circulo mas cercano de amistades. Es esa “mochila” virtual, fruto de bagaje que se va llenando también de esas personas que te acompañan en tu viaje vital.



-         Descolocación ante cambio de rutina diaria y de fines de semana...


Entrenas a otro club. Cambian las imágenes. Las instalaciones son nuevas, los  jugadores son distintos, tus referencias ya no son las mismas, es decir cambian tus rutinas. Para algunos entrenadores en los que me incluyo, donde las pautas y rutinas son importantes, encuentras a faltar incluso el café que te tomabas antes de entrenar por ejemplo. Esta simple rutina, pero que has estado haciendo todo el año, marca tu forma de desenvolverte. Por que formaba parte de tu ritual diario.


Todas estas sensaciones son más o menos duraderas en función de la personalidad de cada entrenador, en la adaptación  a un nuevo grupo, equipo de trabajo y  club si el cambio también conlleva a eso.



Estas sensaciones se acentúan con el cambio de club, por que realmente dejas un aparte de tu trayectoria como entrenador y además tu te llevas parte de esta historia contigo, por que te has sentido como parte del proceso vital de la  entidad. Al final, con los años, tu habrás formado, en mayor o menor medida, parte de este proceso deportivo de desarrollo del juego del baloncesto en este club y con ello también siempre dejas una parte de ti.



Cuando empiezas a entrenar no tienes tanto estas sensaciones, por que la mayoría de entrenadores, hacen los cambios pensando mayoritariamente en una ascensión deportiva, en una mejora de categoría, en buscar su proceso como entrenadores, y por que no decirlo, con la ilusión de llegar a lo más alto como entrenador, aspecto que por otra parte, me parece de lo mas lícito. Así pues los cambios responden mas a mejoras profesionales.

En el caso de entrenadores que ya llevamos muchos años entrenando, los cambios se producen mas desde la vertiente emocional. Valoras aspectos menos tangibles, pero mas importantes. ¿Dónde te sentirás mejor?. ¿Cómo será tu día a día?. ¿Que club vas a encontrar?, ¿Qué organización vas a tener? ¿Cómo serán tus rutinas?.

Para mi lo más importante es el día a día de entrenamientos. Lo que vives en ellos, el “antes” y el “después”. Todos los entrenadores tienen algún síntoma post-temporada, por que todos los entrenadores que conozco, sin excepción, dejan algo suyo en todos los equipos que entrenan.



Ahora toca pensar en la otra imagen. Vamos empezando...Coger el silbato, y entrar en cancha a buscar nuevos retos, que te traerán nuevos recuerdos.



Vamos sumando...

2016/06/17

26 AÑOS DE SÉNIORS

Después de 26 años dejo de entrenar séniors. No se si volveré, pero ahora me apetece volver a la esencia del baloncesto...La formación. La que deje en 1988 cuando entrené a un infantil del SESE. Aunque a veces he compaginado sénior con equipos de formación como en CN Sabadell.
Este año al llevar el cadete femenino del C.B Barna Bàsquet he disfrutado tanto, que mi reflexión ha sido que debia hacer un cambio en mi vida como entrenador.
Podria poner todas las fotos que tengo colgadas en la pared de mi casa, de todos los equipos donde he entrenado, pero pongo los dos últimos equipos donde he entrenado, uno masculino y otro femenino, como ejemplos de esa trayectória. Dos clubs extraordinarios por su história como son Grup Barna Bàsquet, mi primer equipo como jugador y un club con una gran história, la UEM, el club que llevó en el corazón donde he coincidido con grandes entrenadores y personas
Pero no quiero olvidarme de Sant Joan Maristas que fue mi primer equipo sénior, C.B Vilafranca, C.B.Montcada, en mi primera etapa EBA, C.B Ripollet donde tuve seguramente al mejor grupo humano y deportivo, C.B. Gavà, un club con una magnífica estructura, Alella, donde tanto disfrute del baloncesto, etc...
Un abrazo a todos ellos, y gracias por vuestra confianza. Me llevo muchos recuerdos y soretodo la gran cantidad de personas que he conocido atraves de este deporte y de grandes entrenadores SENIORS como: Angel Martin-Benito Pérez Miguel Angel Gomez Leon, Miguel Angel Ganella LopezRafael layola, Agustí Forner, Joaquin Arnal Lahoz, Joaquin Costa, Ricard Casas, Xavier Garcia Pujadas, Salva Maldonado Ruiz Ferran Peña Lucia Alberto Sobrin Cabero Alberto Peña Gómez Artur Soler Valentin Tubau, Jordi Vizcaino, Cesar Aneas Prades, Raul Bonet Vilanova Joan Martinez Escala Oscar Jorda Lozano Julio Jiménez Jiménez Juan Eduardo Piñero Vazquez Jesús Fernández Núñezy tantos y tantos otros que me han de perdonar que no ponga sus nombres no por olvido sinó por espacio 
Dejo esta etapa de entrenador sénior entre lagrimas, por todo lo vivido emocionalmente. En global he tenido suerte con los resultados, pero mas aun con lo vivido con los jugadores, con los entrenadores y la gente que rodea el baloncesto.
Tengo especialmente un recuerdo imborrable de mi etapa como ayudante de Angel Martin Benito en Montcada y que gracias a él y a lo que aprendí, pude empezar a entrenar en EBA joven. Recuerdo los viajes en autocar, y todo lo vivido en esa epoca. Ahora con los años me siento orgulloso de haberte tenido como entrenador jefe y ahora como amigo. Gracias Angel por esa puerta que todos necesitamos algun dia que alguien nos abra y ver detrás de ella un mundo totalmente diferente.
Y no podia despedirme de este mundo sénior sin pensar y rendir homenaje a mi amigo Rafael Layola. Con él aprendí la màgia de llevar un grupo, la mágia de disfrutar de la relación con los jugadores, la mágia de la gestión. Gracias Rafa, por tu generosidad incondicional.eternamente agradecido. Un maestro y un amigo de los de verdad

Espero pues poder aportar algo de ese baloncesto a esas jugadoras del Bàsquet Vedruna Palamós y a la vez aprender de ellas.
"Siguiendo la pelota naranja"

2016/05/12

DESTINO: ESCOLA VEDRUNA PALAMÓS


Después de 30 años entrenando senior y también formación, en la zona de Barcelona, he decidido hacer un cambio personal y profesional en mi vida.

Es un cambio muy meditado después de dos años de reflexión.  Mi mujer y mis hijos (que han sido jugadores y Adrià también entrenador de Baloncesto) han estado 30 años pendientes de mi gran pasión que ha sido entrenar. Ellos han soportado esa dedicación constante, que muchos entrenadores saben lo que es. Mis padres que viven en Sant Antoni de Calonge y mi hermano y mi sobrino, que viven Calonge, saben lo difícil que era para mi no estar mas a menudo con ellos.

Para mi, no subir a mi tierra de l’Empordà, siempre me ha supuesto un enfrentamiento conmigo mismo...Querer subir pero tener partidos, o hacer scoutings, o trabajar.
Y creo que ha llegado el momento de cambiar esa contradicción constante. No quería dejar mi gran pasión de entrenar, pero tampoco quería renunciar a subir a Palamós. En este proceso Jordi Acero, (responsable del àrea deportiva de Baloncesto de l’Escola Vedruna de Palamós) se cruzó en mi camino, y ya el año pasado estuve apunto de dar ese paso. Este año me ha ofrecido llevar dos equipos de formación: el pre-infantil femenino i el cadete femenino. Siempre le estaré agradecido, y por otra parte es la consecuencia de haber conocido grandes jugadores y grandes personas como el, a lo largo de mi trayectoria deportiva

Así pues, aprovechando que este año he tenido una grandísima experiencia con el cadete femenino del Grup Barna, con el que no solo he disfrutado como entrenador, sino que he aprendido mucho de ellas, decidí dar este paso para la temporada siguiente.

Va a suponer una inversión de tiempo y también en el desplazamiento, pero como os he dicho antes Teresa, mi mujer, ha sido decisiva en esta decisión y hemos pactado venir los dos juntos el fin de semana a disfrutar de entrenar baloncesto, a disfrutar de estar juntos al lado de nuestro mar, y a disfrutar de tener la familia mas cerca. Las tres cosas que mas quiero en este mundo junto con mis hijos,  evidentemente en diferente orden.

Mi cambio a Girona supone contagiar mi gran pasión a las jugadoras, que aprendan y me expriman todo lo que llevo dentro como entrenador y supone también, emplear toda mi experiencia con el objetivo que las chicas del Pre-Infantil y cadete de l’Escola Vedruna, puedan tener un mejor nivel deportivo, y paralelamente proyectar mi idea de que el baloncesto es mas que un balón, más que una canasta, y que la vivencia de estar en un equipo, es para mi una formación necesaria en su desarrollo y evolución personal.

Los cambios reportan efectos positivos, por que te obligan a reinventarte, a situarte en un entorno diferente, a adaptarte también a una realidad distinta. Pero no me asusta. Lo hago con ilusión, mucha ilusión, como todos los proyectos que empiezo, por que en todos me he dejado el alma y este no será una excepción.

Si..Destino Vedruna Palamós, sin olvidar de donde vengo, sin olvidar que el pasado me ha dado todo lo que espero de este presente inmediato.

2016/03/14

LA IMPORTANCIA DEL PSICÓLOGO DEPORTIVO





“Muchas personas creen que no son buenas ejerciendo su especialidad. Se engañan. Son buenísimas. Solo necesitan aprender a tolerar la presión” (Pep Marí)

Hace dos años cunado estuve ayudando en la concentración de la preselección catalana infantil masculina, tuve la oportunidad de valorar hasta que punto la presión puede afectar en el rendimiento de un jugador. Jugadores que juegan en buenos equipos, que tienen buenos entrenadores se bloquean ante situaciones determinadas. Y digo esto por que recuerdo que los entrenadores de la selección Ferran Peña y Jacob Raurell, me contaban que jugadores muy buenos técnicamente, se ponían la camiseta de la selección, y ante esta responsabilidad, eran incapaces de desarrollar sus argumentos  como jugadores escogido,  entre muchos,  para ser seleccionados.

Como dice Pep Marí, no es que sean malos jugadores o entrenadores,  son buenísimos, pero no saben tolerar esa presión que lleva consigo una determinada responsabilidad. No han aprendido. Si nos fijamos hay grandes deportistas que cuando compiten en ligas menores o torneos determinados, son capaces de sacar todo su rendimiento, pero en la medida que son expuestos a una situación de presión que comporte gran responsabilidad individual, no son capaces de mostrar todos sus cualidades técnicas. En cambio a otros jugadores esta misma presión les favorece y les motiva de tal manera que  son capaces de brillar.

En las etapas de formación deberíamos los entrenadores, y personas externas con influencia en el deportista, a ver en el juego un divertimiento en si mismo. Pero claro,  el juego en si mismo también es capaz de generar respuestas negativas en cada uno y de diferente manera. La autoexigencia, la auto responsabilidad puede generar un exceso de ansiedad. Es evidente que puede haber factores genéticos, pero si estos se combinan con los ambientales i familiares veremos que causa efectos muy negativos sobre el deportista. Frases como: “No puedo defraudar al entrenador”, “Mi padre fue jugador reconocido y quiero llegar a ser como él”. “Me obsesiono con ganar”, “Si no hago canastas, mi padre dice que no se ve la labor como jugador”,y muchas mas frases que habremos oído que condicionan al deportista, que ejercen una presión.

Desde mi punto de vista, el deporte el desarrollo competitivo en el deporte, exige por parte de los entrenadores un tipo de entrenamiento invisible mas allá del técnico-táctico. El entrenamiento mental. ¿Qué quiere decir eso?, Que los entrenadores debemos estar preparados para ejercer una gestión del individuo y del grupo que supone trabajar psicológicamente con los jugadores. Y pienso que muchos no están preparados para ejercer este tipo de entrenamiento mental, que ahora si, es evidente que es imprescindible, para no sólo unos buenos resultados deportivos, sino por el bienestar del jugador/a.

No nos damos cuenta de la gran influencia que tenemos con los deportistas en nuestros entrenamientos, y el no saber distinguir ítems que nos están dando una información de que algo esta sucediendo con este jugador y/o con este grupo.

Hubo una época en que había solo entrenadores específicos del juego, después se incorporaron los Preparadores físicos, por que vimos que necesitábamos específicamente un profesional para poder complementar y adaptar los entrenamientos técnicos con el estado físico del jugador.
Bien, creo que ahora los clubs tiene que hacer un paso adelante y contratar un profesional de  psicología  que oriente a los entrenadores  a trabajar sesiones también mentalmente, adecuándolas a las etapas de competición, a los objetivos individuales y colectivos y a saber percibir e identificar situaciones de vulnerabilidad mental, que pueda sufrir el jugador/a o el grupo.

Las situaciones de estrés, las situaciones de presión, de angustia, etc...que se viven en el equipo, no pueden tratarse con un “vamos, anímate”. Lo siento pero eso no funciona así. Las pautas de un profesional especializado son básicas para no torpedear la sensibilidad del jugador y abordar la problemática con coherencia. De no ser así, el jugador traspasara  esa angustia y esa presión a sus distintos hábitos como los estudios o los relacionales.

Se del escepticismo en incorporar psicólogos deportivos cuando vemos que mayoritariamente equipos profesionales, no tienen esa figura en sus staff técnico, y cuesta creer que no sea así, pero me aventuro a decir que de aquí a un tiempo veremos como esta tendencia cambia, por que el deporte cada vez el aspecto mental, tiene una mayor influencia en el rendimiento del jugador. Los entrenadores ya no mandamos, ni dirigimos...gestionamos, y eso implica muchas facetas diferentes, que han de ser realizadas por otros profesionales.